Back to top
© Christiane (Viroflay, Francia)

Tendedero

Como mi esposa (la del carro de la compra) está teletrabajando en nuestra «oficina», yo estoy confinado en nuestro salón-comedor, pero nuestra oficina en el pasado servía como: sala del piano, sala de canto, sala de ordenadores, sala de pintura y, cada dos o tres días, como sala de tender la ropa.

«Plume» y yo vivimos en nuestro comedor-sala de tender la ropa. Me consuelo porque, durante el confinamiento, planchar se ha vuelto superfluo [...], así que al menos no vivimos en la sala de la plancha.