Back to top
© Museo Nacional de Lituania

Camiseta

Confinada en casa, Gintautė decidió dedicarse a su pasatiempo favorito: el bordado. Les preguntó a sus amigos de Instagram qué objeto representaba para ellos la situación por la que estaban pasando, y a partir de sus respuestas bordó treinta y tres historias diferentes sobre la cuarentena en una camiseta vieja. Los bordados reflejan ideas simbólicas, objetos con valor nostálgico y cuestiones de actualidad, como el papel higiénico o los respiradores. Cuando una seguidora le pidió que bordara algo mágico, decidió bordar la imagen de «un coronavirus en un tarro de vidrio». La camiseta fue donada al museo por Gintautė Riabovaitė.