Back to top

COMUNICADOS DE PRENSA

Inauguración de la nueva exposición temporal «Juventud inquieta»

1 Mar 2019

El 1 de marzo de 2019 la Casa de la Historia Europea inaugurará su segunda exposición temporal, titulada «Juventud inquieta: crecer en Europa desde 1945 hasta la actualidad». La exposición, que permanecerá abierta hasta finales de febrero de 2020.

Explorará las experiencias definitorias de la juventud, desde la educación, el empleo y la conformación de la identidad hasta la participación política activa y el enamoramiento. Para ello, la exposición dirige su mirada hacia cuatro generaciones de jóvenes llegadas a la edad adulta en momentos clave de la historia europea: finales de los 40, los 60, los 80 y los 2000.

Al igual que ocurriera con la historia de la infancia después de los 60, la historia de la juventud suscita hoy un creciente interés por parte del mundo académico. Actualmente los jóvenes son vistos como un colectivo importante, tanto más cuanto que acontecimientos recientes, incluido el 50.o aniversario de los sucesos de mayo de 1968, han puesto de manifiesto que la combinación de juventud y protestas reviste un atractivo universal.

La exposición, de carácter interactivo, mostrará a los visitantes que la historia de la juventud en Europa desde los años 40 es una historia de conexiones internacionales, de agitación por el cambio social y por mayores libertades individuales y de búsqueda del progreso material y de la libre expresión cultural.

Estas mismas fuerzas han conformado también el proyecto europeo, de manera que la condición de los jóvenes como colectivo pasó en un momento determinado a ser un barómetro del estado del continente. A raíz de la crisis económica, el impacto del desempleo y la emigración en los jóvenes constituyó el síntoma más evidente de la severidad de la situación. En el debate público llegó incluso a hablarse de la aparición de una «generación perdida» de jóvenes europeos.

«Juventud inquieta» adoptará una perspectiva transnacional para explorar cómo, en los últimos setenta años los jóvenes han pasado de ser un colectivo al que le sucedía la historia a un colectivo que hace historia.

La Casa de la Historia Europea, ubicada en el Parc Léopold en el corazón del barrio europeo de Bruselas, abrió sus puertas en mayo de 2017. Lo que la hace singular es su enfoque transnacional, europeo de la historia del continente. Al sensibilizar al visitante respecto a la multiplicidad de perspectivas e interpretaciones del pasado, pretende estimular el intercambio de ideas y cuestionar los apriorismos, y con ello mejorar el conocimiento de la historia europea. El museo está abierto todos los días y la entrada es gratuita. Su exposición permanente se ofrece en las 24 lenguas oficiales de la Unión.